0 Comentarios

Celebración festiva en Urkupiña 2017: Quinta Chernobyl lanza chicha kulli, una variedad en riesgo de extinción

:

Cochabamba,12 de agosto(Red País).La afamada Quinta Chernobyl de Quillacollo, lanzó chicha kulli, amarilla y garapiña en coquetos envases para saborear, disfrutar y ch’allar durante la fiesta de la Virgen de Urkupiña.

De las variedades de chicha sobresale la kulli o morada debido a que en el calendario festivo del valle cochabambino, sólo en dos ocasiones son posibles degustar de este elíxir de los incas: durante la fiesta de Urkupiña y Todo santos, ya que se elabora con maíz de ese color que se encuentra en vías de extinción.

Según sus propietarios Román Soliz Encinas y Cristina Gonzales Valdivia, esta nueva propuesta u ofrenda tiene el propósito de recuperar y revitalizar la tradición del valle cochabambino. Asimismo tiene el objetivo de batallar por la sobrevivencia de esta ancestral bebida que va camino a desaparecer por la oferta de chichas de mala calidad y la satanización del “néctar del valle” vinculándolo con el crimen y la violencia, dando lugar a campañas y operativos con alto contenido racista y discriminador.

“Da la impresión de que las autoridades departamentales y nacionales no conocen la contribución de la chicha al desarrollo y progreso de Cochabamba y sus provincias. Muchas obras emblemáticas como el estadio Félix Capriles, dotación de energía eléctrica, asfaltados y el apoyo a la educación superior fue gracias a los impuestos que generaban la chicha”, recordaron.

CHICHA KULLI

Los esposos Cristina y Román, en torno al nuevo producto, informaron que la chicha kulli tiene un proceso de elaboración diferente al de la chicha amarilla y garapiña. Se recolectó el maíz morado en los valles Alto y Cono Sur de Cochabamba, pues el Valle Bajo hace años que dejó de producir esta especie.

Señalaron que para el preparado de la chicha kulli, que en las décadas de los 60 y 70 era conocida como la “sangre del Che”, se utiliza al margen del maíz y huiñapo morado, hinojo, semillas de culandro, clavo de olor y canela para garantizar su calidad y no te hinche la panza.

También indicaron que este nuevo producto, más la chicha amarilla y garapiña, son servidos en el local pero también estarán a la venta en envases desechables que facilitarán su traslado hacia los sitios donde se realizarán los principales actos de la fiesta de Urkupiña, especialmente el ritual de la extracción de la piedra.

Los impulsores de este novedoso lanzamiento del “elíxir de los incas o néctar del valle”, indicaron que las botellas tienen tapas herméticas que mantienen la calidad y sustancia de la chicha, y contienen dos jarras grandes de las bebidas.

“Si los devotos, fieles y turistas desean pasar momentos agradables saboreando la típica bebida de la llajta y degustar platos típicos, tienen una gran opción visitando Quinta Chernobyl que está ubicada en Villa Asunción, al Sudoeste de Quillacollo.

Al margen de beber la chicha kulli y amarilla en jarras y cantaritos, pueden hacerlo en botellas especiales. Defender lo nuestro, revalorizarlo y proyectarlo es el desafío que nos planteamos hace más de 30 años y seguimos en pie”, agregaron.

Es que la tradicional chicha es uno de los mayores símbolos y orgullo de los cochabambinos, que trascendió nuestras fronteras hasta convertirse en el estandarte y espíritu de los bolivianos tanto dentro como fuera del país, así sea para despertar viejas nostalgias de “tiempos idos y no volvidos”.

MVC// JLZ

 

Calificación del artículo :

  • 1 5
  • 2 5
  • 3 5
  • 4 5
  • 5 5

Iniciar sesión o registrarse