Familiares ruegan por su salud: El alcalde Mérida padece de una enfermedad incurable que le impediría seguir en el cargo

Cochabamba, 25 de junio (Red País).- Pese a los ruegos y suplicas de los familiares del alcalde Eduardo Mérida Balderrama de cuidar su salud deteriorada y pensar en una retirada honrosa del cargo para salvar su vida, la autoridad edil anunció que defenderá su cargo con “uñas y dientes” y amenazó al presidente Evo Morales con sorpresas a partir de este lunes.

Tanto sus hermanos de sangre como su esposa Jovanna Maldonado y sus suegros Apolonia Villarroel y Ricardo Maldonado, además de amigos íntimos y aliados políticos, le imploraron cuidar su salud y no arriesgar su vida por un cargo pasajero. Sería tanta la testarudez y ambición del alcalde Mérida que no escucha ni se conduele con las súplicas y lágrimas de sus familiares.

Según sus allegados, desde hace años, Mérida padece de una enfermedad incurable que en las últimas semanas se agravó por los juicios que enfrenta y la probabilidad de su encarcelamiento por delitos de corrupción comprobados.

Indicaron que Mérida es consciente de su precaria salud y el riesgo que significa para su integridad, pero aun así no escucha ni admite que lo primero es precautelar su vida.

SOBERBIA EDIL

Durante sus declaraciones públicas, Mérida no sólo insulta y culpa de sus juicios a los concejales de Quillacollo, sino que denuncia supuesta persecución política y golpe municipal que buscaría “entregar la alcaldía a los concejales de su sigla Zacarías Jayta o Antonio Montaño”, con apoyo de dirigentes del Movimiento al Socialismo (MAS).

En su desesperación y soledad política, Mérida, el pasado jueves 22 pactó alianzas políticas con la oposición, particularmente con los Demócratas y el alcalde José María Leyes, que lejos de ayudarle lo perjudican porque el quillacolleño es una persona que ama su tierra y no quiere la injerencia de nadie.

Asimismo, anunció para este lunes declararse en huelga de hambre, gestar movilizaciones y otras “sorpresas”, reafirmando que “sólo muerto le sacarán de la Alcaldía”.

Mérida no admite hasta ahora que los 36 procesos que enfrenta se deben, en su mayoría, a casos comprobados de corrupción antes y después de jurar como Alcalde de Quillacollo, y califica sus juicios como persecución política cuando las pruebas son contundentes e implican a su entorno y esposa Jovanna Maldonado Villarroel.

AMG// EFN

------------ 0000000 ----------